Los Samurai y el Bushido


La palabra samurái () designa una variedad de guerreros del antiguo Japón, una élite militar que gobernó el país durante cientos de años. El origen del samurái se data en el siglo X y se fortaleció al concluir las Guerras Genpei a finales del siglo XII, cuando fue instituido un gobierno militar bajo la figura del shōgun, por el cual el Emperador de Japón quedó a su sombra como un mero espectador de la situación política del país.


Aunque no existe certeza del origen de la palabra samurai (), los historiadores concuerdan en que tiene su origen en una variación del verbo, en japonés antiguo, saburau que significa «servir», por lo que el término  saburai sería «aquellos que sirven». La palabra bushi es una palabra chino-japonesa que significa "pequeña aristocrácia armada". Los términos bushi (武士) y samurai () han sido utilizados como sinónimos, pero la diferencia radica en que bushi significa  «guerrero» sin importar la jerarquía, mientras que  samurái se refiere a los miembros de una élite militar.


Los vínculos familiares, así como la lealtad de vasallos hacia el daimyō (señor feudal) eran sumamente fuertes, y eran estos factores los que regían sobre la estructura de un ejército samurái. Cualquiera que naciera en una casa de guerreros era entrenado desde su niñez con el fin de convertirlo en un digno representante de sus antepasados.


La estructura jerárquica dependía de factores como el nacimiento, el vasallaje vitalicio y aspectos sociales y militares. En el vértice de la pirámide estaban los daimyō y a su lado sus parientes cercanos y familia; seguían los criados vitalicios de la familia, el último escalón lo constituían los vasallos.


A la armadura samurai hecha de hierro se le llama  yoroi. Con los siglos se remplazó por una armadura llamada do-maru, más sencilla y cómoda a la hora de la lucha. La armadura desarrollada en el siglo XVI es conocida como tōsei gusoku o «armadura moderna». Fueron añadidas protecciones para la cara, el muslo y un sashimono, el cual era un pequeño estandarte en la espalda.



Algunos samuráis utilizaban máscaras para proteger el rostro, llamadas hoate. En el periodo Edo cuando cesaron las guerras, las armaduras sólo se utilizaban en los castillos. La vestimenta típica era el hakama y el kimono, mientras que para ocasiones de mayor formalidad utilizaban una chaqueta sobre el hakama llamado kataginu, los cuales combinados se conocían como kamishimo.

El nihontō, conocido en occidente como katana, es el arma más relacionada con el samurái y se le llegó a considerar durante el periodo Edo como «el alma del samurái». Un samurái nunca abandonaba su espada, aun en tiempos de paz. No obstante, durante la mayor parte de la historia japonesa, las principales armas fueron el arco y la lanza. No fue sino hasta que terminaron las guerras que la espada adquirió la fama que tiene actualmente.


La katana junto con el wakizashi, eran conocidas como daishō ( lit. «grande y pequeña»). Se decía que una buena espada debía ser capaz de dos cosas: cortar siete cuerpos apilados uno encima del otro y estar lo suficientemente afilada como para que al sumergirla en el agua pudiera cortar un nenúfar que flotara en la superficie.


La fuerza de la katana se debía a su curvatura, que hacía posible que el corte pudiera seccionar el hueso del oponente. Ya que se la debía de empuñar con ambas manos, el portador de la espada se tenía que colocar en ángulo recto con respecto al enemigo. Los samuráis no utilizaban ningún escudo para su protección, dado que la katana era un arma defensiva y ofensiva al mismo tiempo. Muchos historiadores afirman que la katana es muy superior a las espadas diseñadas por otras culturas.

Otras armas utilizadas por los samurai fueron la nodachi, que contaba con una hoja extra larga.  El naginata  que podía golpear o acuchillar al enemigo, es el arma más citada en las crónicas samurái. Constaba de una hoja curva montada sobre un mango de madera, Otra arma muy recurrente fue la yari, una especie de lanza japonesa.


Durante la mayor parte de la historia de los samuráis, el arco japonés (yumi) fue su arma preferida y sólo se solía recurrir a la espada al  entablar combate cuerpo a cuerpo. Los samuráis solían ser expertos en el kyūba no michi «camino del arco y el caballo». La práctica del caballo y el arco dieron lugar al yabusame, el cual es practicado hasta nuestros días.


Durante largos periodos, los samuráis se enfrentaron día a día con los horrores de la guerra y con la posibilidad de su propia muerte, por lo que todos eran conscientes de ese riesgo. Los preceptos clásicos del bushidō (武士道 lit. «Camino del guerrero») aparecieron por primera vez compilados en el Hagakure a principios del siglo XVIII. En él aparecían consejos aplicables al comportamiento samurái y el tema de la muerte tiene una importancia central en la obra.


El bushidō  Es un código ético estricto y particular al que muchos samurái (o bushi) entregaban sus vidas, que exigía lealtad y honor hasta la muerte. Si un samurái fallaba en mantener su honor, podía recobrarlo practicando el seppuku, un suicidio ritual que era visto en la sociedad japonesa de la época con gran respeto y admiración. En occidente a este ritual se le conoce como harakiri ,si bien en japonés se prefiere seppuku, ya que la palabra harakiri se considera vulgar.


Ha llegado a ser conocido como el código Samurai, pero es más que eso. No es una lista de reglas a las cuales un guerrero se debe apegar a cambio de su título, sino unos principios que preparan  para pelear sin perder su humanidad. Es una descripción de una forma de vida, y una prescripción para hacer un guerrero noble.


En el corazón del bushido está la aceptación del Samurai a la muerte. Una vez él guerrero está preparado para el hecho de morir, vive su vida sin la preocupación de morir, y escoge sus acciones basado en un principio, no en el miedo.


Se reconocen en el bushidō siete virtudes asociadas:
義 Gi - Rectitud (decisiones correctas)
Sé honrado en tus tratos con todo el mundo. Cree en la justicia, pero no en la de los demás, sino en la tuya propia. Para un samurái no existen las tonalidades de gris en la honradez y justicia. Sólo existe lo correcto y lo incorrecto.
勇 Yuu - Coraje
Ocultarse como una tortuga en su caparazón no es vivir. Un samurái debe tener valor heroico. Es absolutamente arriesgado. Es peligroso. Es vivir la vida de forma plena, completa, maravillosa. El coraje heroico no es ciego. Es inteligente y fuerte. Reemplaza el miedo por el respeto y la precaución.
仁 Jin - Benevolencia
Mediante el entrenamiento el samurái se convierte en rápido y fuerte. Desarrolla un poder que debe ser usado en bien de todos. Tiene compasión. Ayuda a sus compañeros en cualquier oportunidad. Si la oportunidad no surge, se sale de su camino para encontrarla.
礼 Rei - Respeto
Los samurái no tienen motivos para ser crueles. No necesitan demostrar su fuerza. Un samurái es cortés incluso con sus enemigos. Sin esta muestra directa de respeto no somos mejores que los animales. Un samurái recibe respeto no solo por su fiereza en la batalla, sino también por su manera de tratar a los demás.
誠 Makoto - Honestidad, Sinceridad absoluta
Cuando un samurái dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada en esta tierra lo detendrá en la realización de lo que ha dicho que hará. No ha de "dar su palabra" no ha de "prometer" el simple hecho de hablar ha puesto en movimiento el acto de hacer.
名誉「名譽」 Meiyo - Honor
El auténtico samurái solo tiene un juez de su propio honor, y es él mismo. Las decisiones que tomas y cómo las llevas a cabo son un reflejo de quién eres en realidad. No puedes ocultarte de ti mismo.
忠 Chuu - Lealtad
Haber hecho o dicho "algo", significa que ese "algo" le pertenece. Es responsable de ello y de todas las consecuencias que le sigan. Un samurái es intensamente leal a aquellos bajo su cuidado. Para aquellos de los que es responsable, permanece fieramente fiel. Las palabras de un hombre son como sus huellas; puedes seguirlas donde quiera que él vaya.

El bushidō no ha sido creado por una persona en concreto. Ni es objeto de una época. Es el pensamiento de décadas y siglos de hombres que hicieron posible la tenacidad y el coraje de actuar en la batalla, utilizando las herramientas de la honradez y la justicia, el valor y el amor, entre otras cosas. El bushidō noblemente aplicado es un código moral que actualmente en boca de muchos pueden ser palabras deleznables, pero para otros ojos más sentimentales, hoy en día puede constituir valores de nobleza y humanidad.

Fuente de Información: Wikipedia

4 comentarios:

  1. Si hay algo que me gusta de los japoneses por encima de todo son sus principios y el respeto que muestran a los demás y en especial a las personas mayores... si todo el mundo al menos intentara alcanzar las virtudes de bushido este mundo estaría infinitamente mejor.

    ResponderEliminar
  2. TAMBIEN HAY QUE CONOCER LOS DESMANES QUE HICIERON SUS EJERCITOS AL INVADIR OTROS TERRITORIOS. POR EJEMPLO EN CHINA. JORGE

    ResponderEliminar
  3. Excelente post, de todos los que vi en internet, es el mas completo practico y mejor ilustrado, y a jorge le recuerdo que estamos hablando de "cultura" no de luchas y si tan informado esta que de informacion seria sobre su superficial comentario, gracias.

    ResponderEliminar
  4. Yo si me informe y tengo un codigo de moral y creeo en lo correcto y lo incorrecto ademas de la honestidad y respeto

    ResponderEliminar