Taxis japoneses

Los taxis japoneses (タクシー – Takushii ) son bastante curiosos. Para empezar una de las cosas que vereís en Japón será la cantidad de compañías de taxi que hay. Todas se diferencian entre si por el color del taxi o por el símbolo que llevan sobre el techo. Un elefante, un trebol, un corazón, etc. La mayoría de los automóviles que funcionan como taxis  son exactamente idénticos en modelo, ya que al parecer dicho modelo llamado Crown Comfort es fabricado especialmente solo para desarrollar esta función.Crown es una marca de Toyota igual que lo és Lexus y para facilitar la maniobra del taxista suelen llevar los retrovisores en la parte delantera del capó. Se trata del modelo de Toyota más antiguo todavía en producción, pues se sigue vendiendo su décima generación de 1995 .En grandes ciudades  se puede ver algún que otro modelo de taxis como mercedes pero es bastante raro.



Lo más curioso en comparación a transportes de este tipo de otros países, es que estos cuentan con puertas automáticas comandadas por un botón a disposición del conductor, este botón también se encarga del cierre de la puerta y de la apertura del maletero. Así que es aconsejable retirarse un poco para evitar un golpe con la puerta. Otra de las peculiaridades de este sistema de transporte en Japón es que los taxis libres tienen una luz roja encendida, mientras que la verde indica que el vehículo está ocupado. El indicador luminoso está situado en la esquina inferior izquierda del parabrisas.

El interior es como el modelo del coche, comfort, y es que es muy comodo. Los taxistas japoneses son tremendamente amables y cuidan a sus taxis y pasajeros mejor que a sus esposas. Por eso cubren los asientos con telas bordadas que lavan a diario y que siempre tienen un aspecto impecable. Para ellos sería un deshonor tener su puesto de trabajo, y el lugar destinado a su cliente, en un estado sucio o descuidado.Van cargados de tecnología con multitud de aparatos a disposición del taxista, desde localizadores a navegadores satelitales, pasando por todo tipo de mecanismos de comunicación y cobro.



Se trata de un medio de transporte ampliamente extendido, aunque es la opción más cara y menos recomendable. Además de su elevado precio los problemas de tráfico pueden hacer que el trayecto dure más de lo deseable. A menos que el viejero viaje por pocos kilómetros, que necesite un vehículo porque se lleva equipaje pesado o que tenga que moverse de noche, es preferible evitarlos.   

El taximetro no va por tiempo si no que va por distancia recorrida, cuanto más distancia, más caro. La tarifa mínima del taxi en Japón, correspondiente a un máximo de dos 2 km., es de 500-600 ¥  y sube rápidamente a razón de 350 ¥ ( por km. Cuando el tránsito está lento, se cobra un suplemento, con lo cual puede ser muy costoso viajar en hora punta, cuando las personas van al trabajo -7.30-9.30 hs- o vuelven a sus hogares -17 – 18 hs. Sin embargo, es muy útil por las noches, cuando no funciona ningún transporte público en todo Japón, ya que los taxis son especialmente seguros. 

El inconveniente que se presenta con mayor frecuencia es indicar a dónde ir porque los taxistas sólo suelen hablan japonés; no hablan inglés  por lo tanto, la recomendación es llevar la dirección exacta de destino escrita en el idioma local. Por lo que yo he visto todos los taxistas son gente que rondan los 40 años. Todos los taxistas llevan una foto en el parasol o “clavada” en el salpicadero con todos sus datos para que el cliente sepa quien los lleva.

1 comentario: