Castillos Japoneses


A medida que en Mundo Japón vamos explicando la historia del país Nipon  se han mencionado algunos nombres de castillos japoneses, así como elementos y características de algunos castillos cuando se han escrito entradas de la guía de Japón. Con esta entrada, quiero profundizar mas sobre el castillo japones y sus elementos.
El kanji utilizado para la palabra castillo es 城, el cual se lee como shiro cuando el kanji no está acompañado por otro, o  cuando forma parte de una palabra. Un ejemplo es Kumamoto-jō  o Castillo Kumamoto. Generalmente los castillos están nombrados de acuerdo a la ciudad, región o prefectura en la que se encuentran.



Los castillos japoneses se construían principalmente con piedra y madera. Éstos evolucionaron a partir de las edificaciones de madera de siglos anteriores hasta las formas  que surgieron a finales del siglo XVI  utilizando la piedra en la base del castillo. Vivieron varias etapas de destrucción. Durante el shogunato Tokugawa se decretó una ley para limitar el número de castillos que cada daimyō o señor feudal podía poseer, limitándose a uno por feudo, por lo que varios fueron destruidos. Después de la caída del sistema shogunal y del regreso al poder del Emperador de Japón, nuevamente muchos castillos fueron destruidos y otros desmantelados, en un intento de romper con el pasado y modernizar el país. Durante la Segunda Guerra Mundial muchos castillos fueron destruidos durante los bombardeos en las regiones de la costa del Pacífico y sólo algunos castillos ubicados en áreas remotas, como el Castillo Matsue o el Castillo Matsumoto permanecieron intactos.



Posteriormente a la Segunda Guerra Mundial muchos castillos han sido reconstruidos con materiales modernos, como hormigón, aunque en algunos pocos se han utilizado los materiales originales y siguiendo la misma técnica que en su época de esplendor. Al día de hoy sólo doce conservan su estructura original, sobresaliendo el Castillo Himeji. De los castillos existentes, muchos de ellos han recibido el estatus de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, mientras que otros han sido designados Tesoros Nacionales.



Dependiendo de su localización, los castillos japoneses se pueden dividir en tres tipos: Yamashiro (castillo de montaña), Hirashiro (castillo de planicie), Hirayamashiro (castillo en montañas de poca altura o grandes colinas)

La principal característica común de los castillos japoneses era que las torres de homenaje se encontraban en el punto más alto del área cerrada del castillo, rodeada por una serie de empalizadas intercomunicadas. El término general empleado para referirse a los múltiples patios y áreas cerradas formadas por este tipo de disposición se denomina kuruwa. El área central del kuruwa era la sección más importante en el aspecto defensivo, y se denominaba hon maru (ciudadela interior). En el hon maru se localizaban el tenshu kaku (torre del homenaje) y otros edificios residenciales para el uso del daimyō. A su vez, el segundo patio se denominaba ni no maru y el tercero san no maru. En el caso de castillos de mayores proporciones se podían encontrar secciones circundantes llamadas soto-guruwa o sōguruwa. De acuerdo con la localización del hon maru se pueden distinguir tres estilos:
  • Estilo Rinkaku (Rinkaku-shiki): El hon maru está  en el centro y los ni no maru y san no maru forman anillos concéntricos a su alrededor.
  • Estilo Renkaku (Renkaku-shiki): El hon maru se ubica en el centro, con los ni no maru y san no maru a los lados.
  • Estilo Hashigokaku: El hon maru se localiza en un vértice, mientras que los ni no maru y san no maru van descendiendo en forma de escalera.

Los sucesivos kuruwa y maru estaban divididos entre sí por fosos, muros de menor tamaño (dobei), y las murallas de piedra (ishigaki).Los muros, a base de yeso y rocas, solían tener aspilleras llamadas hazama cuya función era permitir a los defensores atacar a los sitiadores desde una posición más protegida. Las grandes bases de piedra, que llegaban a alcanzar alturas de hasta cuarenta metros, constituían los cimientos del castillo. 
Las murallas se pueden clasificar dependiendo de cómo éstas han sido acomodadas. En el estilo Ranzumi se utilizaban piedras de distintos tamaños sin un patrón, mientras que en el estilo Nunozumi se usaban aquellas de un tamaño similar, por lo que se alineaban a lo largo de la muralla. Dependiendo de lo trabajadas que estuviesen las piedras utilizadas en el ishigaki, las murallas se pueden clasificar en:
  • Nozurazumi. Se utilizaban piedras en su estado natural y no se les daba ningún tipo de forma. Eran sumamente débiles, por lo que no se podían construir murallas de gran tamaño.

  • Uchikomihagi. Las piedras eran colocadas firmemente unas contra otras, y la cara era desbastada para hacerla plana. Los pequeños huecos resultantes eran tapados con pequeñas piedras.
  • Kirikomihagi Llas piedras eran labradas de tal modo que encajaban perfectamente unas con otras, por lo que prácticamente no quedaban orificios.

En la arquitectura japonesa existían una gran cantidad de portones, llamados Mon () , aunque todos poseían características en común: dos columnas (kagamibashira) unidas a dos pilares (hikaebashira), conectadas por un dintel (kabuki). El resto de los detalles arquitectónicos dependía de su posición, función o necesidades defensivas.Entre los distintos tipos de portones destacan:
  • Yaguramon .- Contaban con una yagura  ver mas abajo) arriba para defender el acceso.
  • Yakuimon .- Con techos que cubrían tanto las columnas frontales como los pilares traseros.
  • Koraimon .- Los pilares frontales y las puertas estaban cubiertas con un techo independiente del que cubría los pilares traseros y las vigas de apoyo. Este tipo de portones sustituyó al Yakuimon.
  • Munamon .- con un techado similar a la koraimon, pero sin el techo extra.
  • Tonashimon .- Este estilo es prácticamente una koraimon pero sin la puerta.
  • Kabukimon .- muy sencillo con dos pilares y una viga horizontal, con puerta pero sin techo.
  • Heijūmon .- Tipo similar al kabukimon, pero sin la viga horizontal.
  • Nagayamon .- el portón atravesaba grandes almacenes y bodegas de alrededor de el.
  • Karamon .- Portón ornamental con un remate triangular
  • Uzumimon .- Se construían cortando una abertura en medio de un muro de piedra.
  • Masugata .- Complejos de dos portones: un koraimon en el exterior, y un yaguramon en el interior formando un ángulo recto, y rodeadas de muros para crear un área cercada cuadrada.
                                                                          Yagaumon
 Karamon
 Koraimon

Uno de los aspectos defensivos más importantes dentro de un castillo era su sistema de fosos o hori. Dependiendo de la forma que estos pudieran tener, se pueden clasificar en hakobori o con fondo en forma de «caja», yagenbori o con fondo en forma de «V», katayangenbori o con fondo recto cargado hacia algunos de sus lados y kenukibori o con fondo en forma de «U». Además de la forma de su fondo, era común encontrar fosos rellenos de agua llamados mizuhori , y fosos secos llamados karabori. Usualmente además se construían estructuras en el fondo de los fosos a modo de muros, con la finalidad de reducir el ejército enemigo que intentara cruzarlo. Los fosos con una hilera de crestas se denominan unebori mientras que los que tenían sistemas más elaborados se conocen como shojibori.


El término yagura (almacén de flechas) se emplea de un modo genérico para designar las distintas torres existentes. En los castillos japoneses existían una gran variedad de torres: Las atalayas reciben el nombre de watari yagura., los tamon yagura, edificios de un sólo piso construidos en forma de murallas sobre las bases de piedra y en las esquinas de las murallas otro tipo de torres, llamadas sumi yagura.
Los yagura también se clasificaban dependiendo de lo que se almacenara en ellos: Teppō yagura (arcabuces), Hata yagura (banderas), Yari yagura (lanzas), Shio yagura (sal),  o de sus funciones, como Taiko yagura (en las que se guardaba un tambor), Tsukimi yagura (para observar la luna) e Ido yagura, en donde se alojaba un pozo.



La primera edificación que solía observarse, antes que murallas o pórticos, era el tenshu kaku  o torre del homenaje, debido a que era la construcción de mayor altura. Un tenshu kaku típico,contaba con al menos tres pisos de altura, siendo el más alto de siete.  Su función  era de suma importancia dentro del complejo, ya que era el encargado de proveer una última línea de defensa, constituía la imagen del daimyō gobernante, y suponía un lugar de almacenamiento seguro.
Por lo regular estas torres contaban con ventanas cuadradas, y el último piso disponía de un balcón exterior. En la cima de la construcción solían encontrarse decoraciones llamadas shachi, las cuales se creía que prevenían los incendios y alejaban los «malos espíritus». De acuerdo a la estructura, las torres del homenaje se pueden dividir en dos tipos: borogata y sotogata.
El  borogata, presente en aquellos castillos construidos cuando aún no se había desarrollado en su totalidad la base de piedra, son fácilmente reconocibles porque cuentan con un tejado a cuatro aguas, estilo conocido como irimoya, el cual produce la impresión de que los pisos inferiores y superiores fueran de distintos estilos. El estilo sotogata es identificable debido a que todos los pisos muestran uniformidad, siendo los pisos superiores de la misma forma pero más pequeños.


Castillo Matsumoto (Sotogata)
                                                          Castillo Toyama (Borogata)
En rara ocasión los tenshu kaku estaban aislados de otros edificios, estando generalmente unidos a otras construcciones como yagura, muros, etc. con el objetivo de aumentar sus defensas. La forma en que los tenshu kaku estaban conectados a otros edificios determina su estilo:
  • Fukugoshiki .- El tenshu kaku estaba conectado con una yagura u otra torre. (Castillo Matsue)
  • Renketsushiki .- El tenshu kaku estaba conectado a una yagura por medio de un watari yagura. (Castillo Nagoya)

  • Renritsushiki .- El tenshu kaku, múltiples torres y yagura están unidos entre sí por medio de watari yagura o tamon yagura, de modo que el área del hon maru queda completamente rodeada. (Castillo Wakayama.)

  • Dokuritsushiki .- En este estilo el tenshu kaku queda completamente aislado. (Castillo Uwajima)


Dentro de los castillos que sobreviven hasta nuestros días,  generalmente estaban pintados de color blanco, aunque algunos castillos como el Azuchi o el Osaka tenían colores muy brillantes y estaban decorados con tigres y dragones, mientras que por otro lado los castillos Kumamoto y Okayama estaban pintados de color negro.
A diferencia de Europa, donde la implementación de armas de fuego en los combates marcó el final de la existencia de los castillos, en Japón nunca se desarrolló la artillería, por lo que los castillos sólo se reforzaron pensando en resistir los disparos de arcabuz y las cargas de caballería. También a diferencia de otros paises, en Japón no se desarrolló completamente la construcción en piedra, por lo que ésta únicamente fue utilizada en las bases y no en la construcción de castillos, los cuales eran básicamente de madera.



Fuente de Información: Wikipedia

0 comentarios: