KINOSAKI ONSEN


Después de viajar de un lado a otro llegaba el momento de pasar un día de relax, y que mejor lugar para descansar en Japón que en una zona de Onsen 

Un Onsen es un baño tradicional japonés que aprovecha el calor natural de las aguas termales procedentes de la actividad volcánica. Estas aguas termales con sus diferentes sales tienen propiedades beneficiosas para la salud y el cuidado de la piel.



Si queréis saber mas sobre los Onsen podéis leer el artículo de los Onsen Japoneses

Como nos encontrábamos en la prefectura de Hyogo decidimos ir al Kinosaki Onsen

Kinosaki era una ciudad del distrito de Kinosaki, en la costa del mar de Japón, al norte de la prefectura de Hyogo,con una gran tradición y popularidad por sus onsen. En el año 2005 junto con otras ciudades de la región se fusionaron con la ciudad de Toyooka convirtiéndose en un barrio de la misma.



Esta agradable "ciudad", construida a lo largo de un río, es uno de los destinos balnearios de aguas termales de la región de Kansai. Sus fuentes termales fueron descubiertas en el siglo VIII, y desde entonces se ha convertido en una de las mejores zonas de aguas termales de Japón y destino turístico famoso.



Para llegar a Kinosaki hay trenes rápidos desde Himeji ,Osaka y Kobe. Nosotros desde Kobe con el Limited express Hamakaze tardamos 2 horas y media

Desde la estación de tren se puede llegar fácilmente andando a los hoteles de las dos calles principales que se extienden a lo largo del rió. En estas calles bordeadas de sauces con sus onsen y restaurantes hay una gran variedad de hoteles, Ryokan (hotel tradicional) y albergues donde hospedarse.





El alojamiento no es barato, aunque hay que tener en cuenta que con el precio de la habitación viene incluida la cena y desayuno y la entrada a los 7 Onsen públicos de Kinosaki. Para ello el hotel nos da una tarjeta de acceso que te permite entrar en los Onsens gratis.



Lo primero que hicimos fue ir a nuestro Ryokan, como llegamos por la mañana y al hotel no se podía entrar hasta el mediodía, nos fuimos a comer. Además de sus baños termales, al ser una ciudad costera, su pescado y marisco es fresco y buenísimo, especialmente el cangrejo.





De vuelta al hotel, en la recepción nos presentaron a una chica que a partir de ese momento sería la encargada de servirnos durante nuestra estancia. Nos llevó  a una habitación para que eligiéramos los yukatas (kimonos de verano)  que a partir de ese momento llevaríamos tanto en el hotel como para pasear por la calle. 



Seguidamente nos llevó a nuestra habitación, dentro nos preparó un te mientras nos comentaba los horarios de la cena y el desayuno, el funcionamiento de la zona y de la posibilidad de utilizar los onsen privados del hotel previa reserva y gratis. 



Y sin mas dilación, nos pusimos los yukatas y los Geta (calzado tradicional de madera que consta de una tabla principal y dos «dientes» que soportan todo el peso) y partimos hacia nuestro primer Onsen. También en el hotel te proporcionan un pequeño bolso para guardar tus cosas y una toalla pequeña.



Es bastante cómodo ir con yukata ya que permite vestirse y desvestirte rápidamente cada vez que vas de un Onsen a otro. Lo que ya no es tan cómodo, por lo menos hasta que te acostumbras son los geta, al principio no es nada fácil!.

Es curioso ver a la gente caminando por las calles con los yukatas de colores variados. Aunque nos cruzamos con algunos extranjeros no es un lugar que se puedan ver muchos, la mayoría de las personas que van a los onsen son japoneses. 



Como he dicho antes, Kinosaki tiene 7 onsen públicos. La mayoría de ellos están situados en las bonitas calles peatonales del pueblo, al lado del canal bordeado de sauces. También dispersos por la ciudad podemos encontrar pequeños baños para sumergir los pies.

En general, los onsen tienen un horario bastante amplio.Habitualmente se empieza el recorrido al mediodía, tras el check-in en el hotel. Hay que tener en cuenta que todos cierran un día de la semana.



En cada onsen hay uno o varios ofuro (bañera/piscina), con diferentes temperaturas (38-44ºC) y con diferentes sales. Algunos onsen tienen sauna, jacuzzi y rotemburos (onsen al aire libre).

1. Sato no yu : es el más cercano a la estación y el mas grande.Tienen un estupendo rotemburo  bastante grande y varios jacuzzis. Cada día cambian la zona de mujeres y hombres, porque tienen dos zonas de baños diferentes (tradicional japonés y romano). Cierra los lunes. Abre de 13 a 21h.




2. Jizou yu : situado en la intersección de las dos calles principales. Más sencillo que el anterior, solo dispone de una piscina grande. Cierra los viernes. Abre de 7 a 23h.




3. Yanagi yu: el onsen más pequeño del pueblo. Hay un pequeño baño para pies cerca de la entrada. Cierra los jueves. Abre de 15 a 23h.




4. Ichi no yu: tiene un rotemburo muy bonito. Cierra los miércoles. Abre de 7 a 23h.




5. Gosho no yu: es de los más grandes. Dispone de un rotemburo muy agradable, frente a unos árboles. Cierra el primer y tercer jueves de mes. Abre de 7 a 23h.




6. Mandara yu: muy pequeño. Es el único que no está en las calles principales. Cierra los miércoles. Abre de 15 a 23h.



7. Kou no yu: fue el primer onsen de Kinosaki. Cierra los martes. Abre de 7 a 23h.




Para entrar en un onsen hay una serie de "pautas" que se debe aprender si no quieres atraer la mirada de los japoneses (que ya te miran por ser extranjero). Da igual que sea un onsen grande o uno pequeño, las siguientes pautas son siempre las mismas:

1) Al llegar se paga la entrada o se pasa el ticket que te han dado en el hotel. si es necesario se puede comprar jabón, champú o alquilar toallas.



2) Pasar a la zona de vestuarios,normalmente separadas por sexo, desnudarse completamente y guardar todas las pertenencias en las taquillas. La llave de la taquilla viene en un colgante para ponértela en la muñeca.





El Kanji en la cortina roja es el de mujeres, el azul hombres


En los onsen privados de los hoteles no hay taquillas, dejas la ropa en cestas, no suele pasar nada, pero mejor no llevar nada de valor ya que no hay cerradura

3) Entra en la zona de baños completamente desnudo, solo puedes llevar una pequeña toalla de mano que sirve para lavarte y para secarte la cara ya que dentro hace calor. Normalmente la gente entra con esa toalla por delante de los genitales para taparse.



4) Al entrar lo primero que os encontrareis es la zona de lavado. Consiste en un pequeño taburete con un grifo, gel, champú y un cubo delante de un espejo. Es muy importante lavarse antes de entrar en los ofuros, en los ofuros ya se entra limpio, no te lavas, solo es para relajarse. Se puede usar la pequeña toalla a modo de esponja para lavaros pero procurad enjuagarla antes y no llevaros jabón a los ofuros.




5) Cuando acabes de lavarte, llena el cubo de agua, échalo sobre el taburete y sobre la zona que has utilizado y deja la zona de lavado recogida


6)  Meterse en el ofuro y relajarse. No meterse con la toalla, ésta se pone sobre la cabeza o se deja apartada en la repisa del ofuro. Se puede pasar otra vez por la zona de lavado para refrescarse y volver a la zona de baños cuantas veces quieras. No hay límite de tiempo.


7) Al acabar, regresa al vestuario y vísteteEn la recepción del onsen suele haber una zona con máquinas y sillones para tomar algo y esperar al resto de personas.





Después de pasar la tarde de Onsen en Onsen. Volvimos al hotel para disfrutar de la cena que nos tenían preparada en la habitación aunque todavía antes de la cena disfrutamos de algunos Onsen privados del Hotel




La cena consistía en un menu abundante  de productos locales variados, tanto carne como pescado. Nos lo servían directamente en la habitación. Incluso durante la cena nos visitó la dueña del hotel para desearnos una feliz estancia y para interesarse si todo estaba a nuestro gusto.




Después de la cena salimos a un matsuri (festival al aire libre) que se celebraba en un templo cercano al hotel. Pudimos disfrutar del ambiente festivo y de los fuegos artificiales (hanabi) desde el rió.









Y terminamos el día otra vez en los onsen privados del hotel. 



Recomiendo totalmente la visita a una de las muchas zonas de aguas termales que hay en Japón, en nuestro caso Kinosaki, donde se puede vivir una experiencia saludable, diferente, divertida y muy relajante.

0 comentarios: